Marcarse nuevos retos es clave para cualquier carrera profesional, pero lo es especialmente en el sector digital, donde todo parece cambiar cada 6 meses. Ya sea la formación continua, el aprendizaje de una nueva habilidad técnica, nuevas lenguas o cambiar de empresa cuando no vemos progreso, son metas que debemos tener presentes para mantener la motivación. En un contexto como el tecnológico, los trabajadores gozan de una gran demanda, pero también corren el riesgo de quedarse obsoletos rápidamente si no se adaptan a los cambios.

Por qué es importante plantearse nuevos retos laborales

Un reto laboral es un objetivo en general difícil de conseguir, algo que supone un desafío y que por lo general exigirá un esfuezo de tu parte. Los retos ayudan a mantener tu motivación ya que te permitirán conseguir algo importante para tu carrera al final del proceso. 

Retos a los que aspirar podrían ser trabajar en "x" compañía, ampliar tu red de contactos, estudiar un curso cada año, aprender más sobre tu especialidad, tener más responsabilidad, ser más organizado, ser más productivo, hablar nuevos idiomas, comunicar mejor, hacer mejores presentaciones, etc. 

 

e-learning platforms logos

Precisamente la adopción masiva de internet ha traído consigo la aparición de centenares de plataformas para poder aprender literalmente cualquier nueva hablidad que nos propongamos. Fuente: Payoneer

A nivel estratégico, los retos nos llevarán a conseguir un objetivo final que deberíamos tener claro de antemano. Cada persona se tiene los suyos particulares, pero en general los podríamos agrupar en 3 grandes objetivos:

  • Mejorar las condiciones salariales. Un objetivo que mucha gente, sino prácticamente todo el mundo se plantea. Para conseguir ganar más, es más que probable que debamos aprender una nueva habilidad, trabajar de manera más eficiente, aprender otro idioma, u otra cosa que te lleve a añadir más valor a los ojos del empleador y en consecuencia, estar en posición de aspirar a un salario mayor. Ejemplo: un ejemplo clásico sería estudiar un máster.
  • Mejorar tu bienestar laboral. Se habla mucho del equilibrio entre trabajo y vida personal, de lo importante que estar bien en ambas esferas. En el plano laboral esto puede significar cambiar de industria, trabajar menos horas, trabajar menos días, conseguir flexibilidad laboral, aprender una nueva profesión. Lo que sea, pero algo que nos ayudará a ser más felices en las horas que dedicamos a trabajar. Ejemplo: La realidad post-covid es una realidad en la que los profesionales digitales buscan trabajos en los que tengan flexibilidad para trabajar donde prefieran, ya sea en la oficina o desde casa.
  • Sentirse realizado en el trabajo. Este tercer objetivo suele ser una aspiración común pero raras veces conseguida. Uno puede sentirse realizado en el trabajo por muchos motivos, así que esta búsqueda debe ser personal y es raramente trasladable, pero comúnmente podría asociarse a que estamos trabajando en un lugar cuyos valores y objetivos empresariales se ajustan mucho con los nuestros. Ejemplo: Conseguir trabajar en una empresa que admiramos, ya sea por su marca, por su impacto en el mundo, por sus valores, o todas a la vez.  

Cómo conseguir tus retos laborales

Para plantearse nuevos retos es fundamental seguir una serie de pautas como las siguientes:

  • Debe tratarse de nuevos retos asequibles, es decir, que sean difíciles de conseguir, pero posibles.
  • Es necesario que estén bien definidos. No debe tratarse de un reto genérico, sino específico. Por ejemplo, es mejor no establecer un reto que consista en mejorar habilidades profesionales, sino referirse a mejorar una habilidad concreta (aprender a hablar en público, a manejar alguna herramienta informática o un idioma). En resumen, tiene que ser medible.
  • También es fundamental que el reto tenga una fecha concreta para lograrlo, de manera que podamos establecer las acciones a realizar para alcanzar ese objetivo en esa fecha.

Retos que siempre te ayudarán a conseguir tus objetivos profesionales:

Aprender idiomas

Hablar idiomas, en ocasiones, es incluso más importante que tener otro tipo de habilidades técnicas. En el caso particular del inglés, si no lo dominas, te puede impedir progresar, especialmente si trabajas en el sector digital. Si ya lo dominas, aprender otro idioma siempre será un gran plus, especialmente si el idioma en cuestión cubre un mercado que interesa a tu empresa, o en el que tu estás interesado por el motivo que sea. 

Competencias digitales

Cualquier trabajador actual tiene claro que adquirir y desarrollar competencias digitales no significa solos saber utilizar un ordenador, sino que es necesario conocer el funcionamiento de internet, de las redes sociales, de aplicaciones específicas como las que funcionan en la nube, las relativas a las videoconferencias o las nuevas tecnologías en general. Esto para cualquier industria, pero en el sector digital, se da por descontado lo básico y uno debe adquirir competencias en SEO, en Diseño UX, en PPC, aprender HTML o CSS, etc.

 

Título curso inicial para aprender HTML

Una de las bases para crear páginas web, aprender HTML te puede abrir muchas puertas en el sector digital. Fuente: OpenWebinars

 

Manejo del tiempo y productividad

Todos tenemos 24 horas al día, pero ¿por qué hay personas que logran hacer todo lo que se proponen en ese tiempo y otras no lo consiguen? La respuesta es la organización y el buen manejo del tiempo, que suponen el aumento de la productividad. En este sentido, Sthephen R. Covey en su conocido libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, establece como uno de los hábitos “poner primero lo primero”, esto quiere decir que debemos poner límite a las tareas urgentes para dedicar tiempo a lo que realmente es importante y nos permite alcanzar nuestro reto. 

Habilidades blandas o "soft skills"

El desarrollo de habilidades blandas o soft skills puede ser otro nuevo reto profesional. Los reclutadores de las empresas buscan profesionales con habilidades técnicas, pero también con competencias como la creatividad, la comunicación, el liderazgo, la flexibilidad para adaptarse a los cambios, la capacidad de resolver problemas, la inteligencia emocional o el manejo del estrés.

Tener un trabajo que te motive no solo depende de la empresa en la que trabajas, sino también de que tú te plantees nuevos retos laborales a medida que desarrollas tu carrera profesional. Las personas motivadas generan buenos climas laborales y, por lo tanto, las empresas las buscan y favorecen su incorporación.

Conclusión

Mantener la motivación en el trabajo no es sencillo, y una forma de conseguirlo es a través de los retos asequibles que nos ayude. Tener un objetivo asequible que nos lleve a un objetivo final aspiracional, es lo que nos hará levantar de la cama con toda la energía cada día


Si uno de tus nuevos retos es encontrar un nuevo empleo regístrate en nuestra web en Prosperity Digital, nos asociamos con las mejores empresas para trabajar en España para encontrar el mejor talento posible. Puedes consultar nuestra bolsa de trabajo y ver qué ofertas se ajustan a tu perfil.